Seleccionar página
Shares

Respirar bien es esencial para nuestro equilibrio físico y psicológico y es la manera más efectiva y directa de regular nuestro sistema nervioso autónomo.

El sistema nervioso autónomo se encarga de regular toda la actividad involuntaria y automática de nuestro cuerpo (frecuencia cardiaca, sudoración, digestión, respiración…).

Es importante recordar que el SNA está dividido a su vez en dos sistemas:

  • Sistema Nervioso Simpático: Se encarga de activar la actividad involuntaria (a excepción de la actividad digestiva).
  • Sistema Nervioso Parasimpático: Se encarga de relajar dicha actividad involuntaria (a excepción de la actividad digestiva).

De todas estas actividades regidas por el SNA, la única que puede controlarse, también, de manera voluntaria es la respiración.

De ahí que la respiración sea la puerta de entrada para regular nuestro sistema nervioso autónomo y por lo tanto poder alcanzar estados de relajación.

¿Por qué es importante practicar la respiración diafragmática?

Porque el movimiento del diafragma activa el Sistema nervioso parasimpático y por lo tanto contribuye a la relajación de la actividad involuntaria de nuestro cuerpo.

Esto supone una gran diferencia con la respiración torácica o pectoral. Este tipo de respiración realizada con la parte superior de nuestros pulmones, consume mucha energía y aumenta la actividad simpática.

Ventajas de practicar la respiración diafragmática

  • Mejora de la función cardiovascular del organismo
  • Mejora de la función digestiva y del tránsito intestinal
  • Aumenta la cantidad de oxígeno que llega a los pulmones
  • Contribuye a la respuesta de relajación de nuestro cuerpo.

 

¿Cómo practicar la respiración diafragmática?

  • Elige una postura cómoda. Tal vez si es la primera vez que la practicas, puede ser útil empezar tumbado boca arriba.
  • Coloca una mano sobre tu vientre
  • Inhala por la nariz dirigiendo el aire hacia tu abdomen. La sensación es cómo si estuvieras empujando la mano que tienes colocada en tu abdomen. Te puede ayudar contar hasta 5 mientras inhalas.
  • Retén el aire en tus pulmones mientras cuentas hasta 3.
  • Expulsa el aire de tus pulmones mientras cuentas hasta 5. Deberás notar como tus manos van bajando mientras se va relajando tu vientre.
  • Cuenta hasta 3 antes de volver a Inhalar.

El hecho de contar mientras practicamos el ciclo completo de la respiración cumple dos funciones: La primera es que nos ayuda a regular adecuadamente el ritmo de la respiración cuando estamos empezando a practicarla y la segunda es que nos ayuda a concentrarnos plenamente en la actividad de respirar, con lo que evitamos estar pensando en otras cosas que puedan ser motivo de conflicto o de estrés.

Practica la respiración diafragmática en cualquier momento del día. Puede ser ideal para empezar el día o para terminarlo.

Por último, haz de esta práctica algo agradable, de lo contrario no será una actividad relajante. Puedes empezar practicando un par de minutos al día, relajadamente y sin forzar. Poco a poco, te irás acostumbrando e integrando este tipo de respiración en tu día a día.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up

Pin It on Pinterest

¿Te parece intersante este contenido?

Ahora puedes compartirlo con tus contactos en tus redes sociales